Teletrabajo en invierno: confort en el hogar sin incremento en la factura

 

La llegada del invierno y las sucesivas olas de frío han hecho aumentar el uso de la calefacción en los hogares, haciéndolo casi permanente si nos encontramos en situación de teletrabajo. Esta modalidad nos mantiene durante muchas horas en casa haciendo necesaria una fuente de calor que nos proporcione confort y nos permita trabajar a gusto.

Los expertos de Aldro nos dan algunos consejos para que invierno y teletrabajo no sean sinónimo de factura disparada.

La ubicación de la oficina, clave: cuando situamos nuestra oficina provisional, allá por marzo, no pensamos que casi un año más tarde seguiríamos trabajando desde casa.

Con la llegada del invierno, además de algunos conceptos básicos como la iluminación, la tranquilidad o un fondo presentable, debemos plantearnos otras cuestiones como: ¿está mi oficina en una zona cálida de la casa? En caso de que la respuesta sea negativa, debemos pensar en la posibilidad de moverla a una zona que cuente con más calor y que nos permita hacer un uso menos intensivo de la calefacción.

Aprovechando la iluminación natural: Algo similar ocurre con la iluminación en estos días de invierno, en los que debemos buscar una zona con alta iluminación natural en función de nuestro horario y la orientación de la casa. De esta forma, con suerte, solo necesitemos encender la luz durante las primeras horas de la jornada, en las que aún será de noche.

La temperatura de la calefacción: En ese caso de necesitar la calefacción constantemente encendida, busca una temperatura que te permita lograr confort en el hogar, sin exceder los 21 grados, compleméntala con algo de ropa de abrigo. Por cada grado extra, el consumo de energía se incrementa en un 8%. Asimismo, programarla para su encendido media hora antes de empezar la jornada nos ayudará a evitar la sensación de frío durante la primera hora de trabajo.

Otra opción que puede ayudarnos con el ahorro es la sustitución del uso permanente de la calefacción por otros aparatos de calor que nos ayuden a mantener la estancia caliente y podamos apagar intermitentemente.

Evita el consumo fantasma: una vez terminemos nuestra jornada, no solo debemos apagar los dispositivos, sino que, además, debemos desenchufarlos para evitar ese modo stand-by que, a la larga, también acaba influyendo en la factura.

Mantenimiento para bienestar total: ¿imaginas tener que teletrabajar en plena ola de frío con la calefacción averiada? Contar con los servicios de mantenimiento adecuados es clave para estar preparado ante cualquier imprevisto y resolverlo en el menor tiempo posible. Conoce los servicios de mantenimiento de Aldro, perfectos para tenerlo todo bajo control.

Una energía que se adapte a ti: es importante tener una fotografía 360 de nuestros hábitos y contar con una tarifa que se adapte a ellos, para no pagar de más por nuestra energía.

Además, dentro del compromiso con el ahorro y también con el medio ambiente, Aldro ofrece ya a sus clientes de hogar Aldro Zero, suministro procedente de fuentes 100% renovables sin coste adicional en la factura. Se trata de una energía limpia y con la que la compañía pretende trasladar al consumidor la necesidad de un consumo de energía respetuoso con el planeta.

Esta entrada ha sido publicada en Trucos y consejos y etiquetada como , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 7 =