Consejos para ahorrar energía en el hogar en plena ola de frío

La ola de frío Filomena ha dejado helada a media España, con las nevadas más importantes de las últimas décadas y batiendo récord de temperaturas a la baja.  Se trata del primero de los temporales de este 2021, aunque, posiblemente, no será el último.

En estas situaciones, en las que el frío de las calles se hace helador, se dispara el uso de la calefacción y otros electrodomésticos dentro del hogar. ¿Cómo conseguir que la incidencia en la factura energética sea la menor posible? ¡Lo analizan los expertos de Aldro!

Resiste la tentación del máximo calor: cuando hace mucho frío en el exterior, intentar atraer el trópico a nuestro hogar es algo muy común. Pero debemos mantener la temperatura en unos baremos habituales, ya que cada grado por encima de los 21º supone un consumo de energía un 7% superior. Además, no por poner la temperatura del termostato más alta la casa va a calentar más rápido.

Y llega uno de los principales dilemas en las olas de frío, ¿apagamos la caldera por la noche? En caso de que decidamos dejarla encendida, lo más eficiente es que no sobrepase los 16 grados.

Programa el encendido: para no notar la casa muy fría al despertarte por la mañana o al llegar a casa del trabajo, lo más recomendable es el encendido automático media hora antes, siempre y cuando tu caldera cuente con termostato o control individual.

Mantenimiento adecuado: en las olas de frío hacemos un uso intensivo de la calefacción, por lo que lo más adecuado es asegurarnos de que está a punto para evitar fallos y que funcione a pleno rendimiento. Los servicios de mantenimiento son clave para para ello y, además, en caso de cualquier contratiempo nos ayudarán a resolverlo en el menor tiempo posible. En Aldro te ayudamos en este punto con nuestros servicios de mantenimiento de luz y gas, perfectos para evitar sorpresas y tenerlo todo bajo control.

Cuidado con secar la ropa en los radiadores: otro de los clásicos cuando hace mucho frío en el exterior es trata de secar la ropa en el interior. Si lo hacemos, evita colocarla sobre los radiadores ya que obstaculizamos el calor y solo conseguiremos ralentizar su extensión hacia el resto de la casa.

Reflectores en los radiadores: al estar pegados a la pared, el calor de los radiadores se proyecta directamente sobre ésta, algo que impide una rápida distribución por toda la estancia. Por eso, colocar un panel reflectante entre el radiador y la pared nos ayudará a recuperar entre un 10 y un 20% el calor que se pierde hacia la pared.

Tapa las entradas de aire: la mayoría de los hogares tienen pequeños recovecos en la puerta o ventanas por los que se cuela el frío y que hacen que la temperatura no sea todo lo cálida que nos gustaría en algunos puntos específicos. En estos casos, lo más recomendable es colocar burletes en puertas o ventanas para taponar la entrada de aire.

Aprovechar la luz natural: aunque estamos en invierno y las jornadas son más cortas, durante el día podemos abrir persianas y cortinas para beneficiarnos de la luz natural, sobre todo en aquellos momentos en los que el sol incida directamente sobre nuestra fachada.

Energía verde: aplicar los consejos es una forma clara de reducir el impacto del consumo de energía en la factura. Pero, ¿y si, además, apostamos por el planeta? Pasando nuestro suministro a energía verde conseguiremos un ahorro en la factura y una electricidad más respetuosa con el medio ambiente. En este sentido, Aldro, dentro de su compromiso con un futuro sostenible, suministra a los hogares de todos sus clientes Aldro Zero, electricidad procedente de fuentes renovable.

Esta entrada ha sido publicada en Trucos y consejos y etiquetada como , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 1 =