Cómo mantener mi casa fresca y confortable ante el calor del verano ahorrando energía

 

 

Estamos en pleno verano y ya han llegado las altas temperaturas y los rompederos de cabeza para que la temperatura del hogar sea suficientemente confortable para hacer vida normal durante el día y dormir por la noche.

¿Qué opciones tengo para mantener mi casa fresca durante el verano?

Aplica algunos trucos muy sencillos

  • Mantén las persianas y las cortinas cerradas durante el día para evitar que el sol y el calor entren en casa.
  • Abre las ventanas por la noche y, si es posible, mantenlas así mientras duermes para que la casa se refresque durante las horas con temperaturas más bajas.
  • Aprovecha y crea corrientes de aire para notar más sensación de frescor
  • Ventila la casa por la mañana, pero mantente alerta para cerrar en cuanto empiecen las horas de calor.

El paso intermedio: el ventilador

El ventilador es el paso previo al aire acondicionado y es muy eficaz, especialmente atendiendo al ahorro de energía.

  • Es una vía eficaz para mover el aire del hogar y crear una sensación refrescante dentro de casa
  • A mayor velocidad del aire acondicionado, mayor consumo de energía, por lo que utiliza exactamente la velocidad necesaria por el tiempo imprescindible.
  • Ponlo en los lugares donde más tiempo pases al cabo del día para aprovechar al máximo el flujo del aire.
  • Debemos tener en cuenta el tipo el aparato que compramos en función del lugar de colocación y la potencia.
  • No coloques el ventilador orientado hacia ti mientras duermes pues al cabo de las horas acabarás teniendo frío. Oriéntalo hacia otra zona, de forma que refresque, pero sin hacer descender demasiado la temperatura de tu cuerpo.

Aire acondicionado, pleno confort en tu hogar

El aire acondicionado es, sin duda, una de las vías para mejorar el confort del hogar durante las semanas más duras del verano. No obstante, es necesario mantener a raya su uso si no queremos que su incidencia en la factura de energía sea demasiado elevada:

  • Ten en cuenta la etiqueta de eficiencia energética a la hora de comprar un aparato, es clave para su consumo.
  • No te pases con la temperatura. Lo ideal es mantenerlo entre 24 y 26 grados, cada grado extra supone un 8% en la factura.
  • Instálalo lo más alejado de las zonas de calor ya que necesitará trabajar más para enfriar la estancia.

Con todo, desde Aldro ofrecemos las tarifas energéticas adaptadas a las necesidades de nuestros clientes, diseñadas pensando en el ahorro en la factura de hogares y negocios.

Esta entrada fue publicada en Trucos y consejos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 4 =