Guía de las buenas prácticas para el ahorro energético en las empresas

Las empresas e industrias son grandes consumidoras de energía. De la factura eléctrica de un local comercial, cerca del 50% se destina a la iluminación, frente al 2% que supone el gasto de los equipos de oficina. En la industria, sin embargo, el gasto en iluminación ronda el 10%, mientras que el resto del consumo se emplea principalmente en la producción.

Por este motivo, y si bien es difícil establecer normas generales para entidades tan distintas, la comercializadora Aldro Energía ha recogido “5 Medidas esenciales que deben implantar las empresas para lograr un ahorro energético”. Y estos son los principales consejos:

  • Aprovechar en todo lo posible la luz solar. Además de ser una iluminación mucho más natural y agradable, “Podemos ahorrar, de media, entre 60 y 90 minutos diarios de gasto energético tan solo en este capítulo”, afirma José Gonzalez Payno, director general de la compañía.
  • Revisar la potencia contratada: Este concepto supone la cantidad de kilovatios convenidos con la distribuidora, y que se convierten en un gasto fijo para la empresa –junto al alquiler del contador, el servicio de mantenimiento y los impuestos-, los utilice o no. “El 60% de las empresas podrían ajustar gratuitamente esta cantidad a sus necesidades reales”, afirma Gonzalez Payno, contratando los kilovatios que realmente consumen, y logrando un ahorro considerable.
  • Utiliza termostatos inteligentes y sistemas para programar la calefacción y las luces con el móvil. En los últimos años han aparecido numerosos -y muy económicos-, sistemas que ayudan a controlar el consumo de electricidad a distancia, desde el móvil, y que pueden suponer un ahorro has del 10% de la factura.
  • Implicar a la compañía en la reducción del gasto energético. En muchos casos, basta con animar al equipo a apagar las luces al salir de una sala que queda vacía, apagar los equipos cuando van a estar horas sin uso, no abrir las ventanas cuando están los equipos climatizadores funcionando, o hacer un uso responsable del ascensor, entre otros. En otros casos es necesario una labor de concienciación sobre la necesidad de implantar hábitos en la empresa que ayuden a reducir el gasto energético y la huella de carbono.
  • Solo no consume, aquello que está apagado. Todos aquellos equipos que están en Stand By (con la lucecita roja encendida) gastan, y mucho.

Como conclusión, llevando a la práctica estos consejos que nos ofrece Aldro Energía, conseguiremos controlar el gasto energéticos en las empresas y comercios, aunque la compañía anima a implantarlos en todos los ámbitos de a vida.

Esta entrada fue publicada en Mercado y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *